Cómo Salvar mi Matrimonio Después de Una Infidelidad

Cómo Salvar mi Matrimonio Después de Una Infidelidad

Se estima que las relaciones sexuales extramatrimoniales son practicadas por 1 de cada 3 hombres y 1 de cada 4 mujeres, con mayor frecuencia después del quinto año de matrimonio.

Las motivaciones pueden ser muy diversas: por un cambio (aburrimiento o para romper la rutina), como forma de expresar hostilidad o represalia hacia el cónyuge, insatisfacción con la vida conyugal, como forma de validar la falta de afecto hacia la otra persona, para reforzar la autoestima, etc.

Las estadísticas también muestran que el 62% de los hombres perdonaría una infidelidad, frente al 51% de las mujeres. Esto indica que una aventura no tiene por qué ser algo imperdonable e irremediablemente destructivo para su relación, pero obviamente se verá afectada.

Para salvar un matrimonio después de haber sido infiel, es esencial ser muy honesto con uno mismo y con la otra persona, tanto si eres tú el que engaña como si te han engañado. En caso de que seas la persona infiel, es importante que reflexiones bien sobre lo que te llevó a cometer el engaño para hacer una profunda reflexión sobre tus necesidades, tu matrimonio, etc.

Si eres tú quien fue engañado, debes escuchar lo que tu pareja tiene que decir y pedirle lo que necesitas, así como pensar si realmente quieres seguir con él/ella y cómo hacerlo a partir de ahora. A partir de ahí, escúchense, pónganse en el lugar del otro, traten de entenderse y negocien cómo quieren salvar su matrimonio.

Reparar una relación después de una infidelidad tiene que ser una de las cosas más difíciles de lograr, muchos matrimonios no salen de una situación así. Pero es posible.

Las 3 Preguntas que Debes Hacerte

Por lo tanto, si has decidido quedarse con su cónyuge después de la infidelidad, aquí hay 3 preguntas que debe considerar:

¿Es honesto en todo?

No creo que el cónyuge “culpable” tenga que contarle a su pareja todos los detalles de la aventura, pero sí que tiene que estar dispuesto a responder a cualquier pregunta que su cónyuge pueda tener.

La confianza se ha roto. El proceso de recuperación de la confianza es lento, y eso sólo puede ocurrir con una revelación total.

Dicho esto, quiero recordar al cónyuge “inocente” que sea prudente a la hora de pedir detalles. Nos resulta difícil eliminar las cosas de nuestra mente una vez que han entrado en ella. No quieres seguir reproduciendo en tu mente las imágenes de tu cónyuge engañándote con alguien. Eso sólo dificultará su recuperación.

Las preguntas importantes que debes hacerte son:

  1. ¿Terminaste completamente esa relación?
  2. ¿Cortó todo contacto con esa persona?
  3. ¿Te has deshecho de cualquier dispositivo o aplicación (por ejemplo, teléfonos móviles secretos, Snapchat, etc.) que te conecte con esa persona?
  4. ¿Estás dispuesto a deshacerte de las contraseñas, cambiar de trabajo, trasladarte o hacer lo que sea necesario para no estar cerca de la persona con la que cometiste el adulterio?

Si usted o su cónyuge responden “no” a alguna de estas preguntas, entonces no están preparados para avanzar juntos. Si usted o su cónyuge están dispuestos a responder honestamente “sí” a todas estas preguntas, entonces pueden pasar a la siguiente consideración.

¿Están los dos totalmente comprometidos a salvar el matrimonio?

Aunque sea feo e incómodo, debes estar dispuesto y comprometido a salvar tu matrimonio.

Para que cualquier matrimonio dure, aunque no haya habido infidelidad, ambos cónyuges deben estar totalmente comprometidos el uno con el otro. El verdadero amor no durará sin compromiso. Cuando se produce una infidelidad, se rompe el compromiso, que es precisamente la razón por la que algunos optan por el divorcio.

La única manera de que un matrimonio sobreviva e incluso prospere tras una infidelidad es que ambos cónyuges vuelvan a conectar entre sí. Ambos cónyuges deben estar dispuestos a pasar por todas las emociones que siguen a la denuncia de la infidelidad, y sus emociones irán en todas direcciones.

El cónyuge “inocente” está absolutamente autorizado a enojarse, pero debemos tratar de no pecar en nuestro enojo castigando al cónyuge “culpable” con palabras y acciones odiosas. El cónyuge “culpable” debe comprender y afrontar la realidad de su pecado y debe dar tiempo al cónyuge “inocente” para que lo afronte y se acerque a él con ternura y humildad.

¿Tienen ambos la voluntad de perdonar y confiar de nuevo?

Recuerda que cuando uno de los cónyuges comete adulterio, ha elegido romper sus votos matrimoniales. Sin embargo, ningún cónyuge es completamente inocente de pecado en un matrimonio. Ambos nos hemos herido de alguna manera y necesitamos ser perdonados.

Sí, el cónyuge que ha sido infiel, en gran medida, pedirá perdón en esta situación, pero ciertamente hay cosas que el otro cónyuge puede confesar. Además de buscar el perdón por la infidelidad, ambos cónyuges deben preguntarse:

  1. ¿He estado totalmente presente con mi cónyuge?
  2. ¿Estoy resentido con él/ella?
  3. ¿He estado físicamente ausente?
  4. ¿Me he involucrado con nuestros hijos pero no con nuestro matrimonio?
  5. ¿He evitado la comunicación?
  6. ¿He ocultado algo a mi pareja?

Si respondemos que SÍ a cualquiera de ellas, entonces debemos buscar el perdón de nuestro cónyuge.

Cómo Superar mi Matrimonio Después de Haber Sido Infiel

Aquí, los 8 mejores consejos para superar una traición amorosa:

Di la verdad

La mentira nunca es buena, mata el alma y la envenena. Si quieres seguir adelante después de algo así, lo más importante es decir toda la verdad desde el principio. Para recuperar la confianza perdida, la verdad es esencial.

Sé un libro abierto

Tienes que estar dispuesto a hacer todo lo que tu pareja necesite para superar la situación: detalles de la relación, mensajes telefónicos, Facebook, recibos de tarjetas de crédito, todo. Este periodo no debería durar siempre, por supuesto, pero es un buen comienzo para empezar a sanar.

Cortar todo contacto con la persona con la que se produjo la infidelidad

Si la persona intenta ponerse en contacto con nosotros, tenemos que decírselo a nuestra pareja inmediatamente, ¿por qué? Porque si lo borramos, y nuestra pareja lo encuentra, perdemos el camino recorrido.

Hazte pruebas médicas

Asumir la responsabilidad de la infidelidad también significa hacer pruebas médicas para detectar posibles enfermedades de transmisión sexual que hayas podido adquirir durante ese tiempo. Una vez que tengas los resultados, sean los que sean, compartirlos con tu pareja creará un vínculo de confianza.

Haz del matrimonio tu prioridad número uno

Estar en una relación requiere tiempo, energía y atención. En el momento en que se acabe, tienes que demostrar a tu cónyuge que todas esas cosas han vuelto, ya sea acudiendo a terapia de pareja o pasando más tiempo en familia.

Acepta que tu pareja querrá hablar de ello durante mucho tiempo

El perdón no llega de la noche a la mañana. Una vez que entiendas que la infidelidad ha terminado, tienes que aceptar que será un proceso difícil para tu pareja, y que puede necesitar hablar de ello durante mucho tiempo para superarlo.

No te limites a lamentarte, arrepiéntete de verdad

No basta con confesar y pedir perdón tras una infidelidad, hay que hacer verdaderos esfuerzos por mostrar arrepentimiento tras una infidelidad.

Reconecta con tu pareja a diario

En última instancia, la persona traicionada tiene la última palabra sobre si el matrimonio continúa o se acaba después de haber sido infiel. Para demostrar que la relación merece la pena, intenta volver a conectar a diario. El contacto visual y el lenguaje corporal positivo son elementos clave para lograr este objetivo.

Deja un comentario