🥉Cómo Superar un Divorcio Cuando Aún se Ama – 5 Consejos Eficaces

Para que la experiencia del divorcio sea lo menos dolorosa posible, es importante en primer lugar saber qué significa realmente la disolución del matrimonio. El matrimonio es un vínculo emocional que dos personas crean para compartir intereses, conversar y avanzar hacia un futuro con respeto, sinceridad, confianza en el otro, libertad, solidaridad, flexibilidad y diversión, mostrando amor todos los días. Hay muchos factores que determinan si un matrimonio funciona.

Es necesario que la pareja muestre flexibilidad para compartir las costumbres y hábitos que ya tienen. La diversión, la satisfacción con la actividad sexual, la familia y los amigos, el tiempo dedicado a uno mismo y al matrimonio, los puntos de vista, los valores y la adaptación a la vida en pareja y no en solitario determinan el equilibrio y la felicidad en un matrimonio. El problema surge cuando nos desilusionamos de nuestra pareja y nos damos cuenta de que lo que esperábamos de esta persona no es lo que realmente es.

En este artículo vamos a ver cómo superar un divorcio cuando aún se ama de una forma sencilla y eficaz. Para descubrirlo, ¡sigue leyendo!

Reacciones comunes después de un divorcio

Cuando un matrimonio termina las reacciones más comunes son la desesperación, la depresión, la culpa, la incertidumbre, el miedo a la soledad, la ira, la venganza, el comportamiento autodestructivo como los desórdenes alimenticios o el uso de alcohol o drogas, el comportamiento obsesivo de control como el espionaje, la agresión física y finalmente la difamación dentro de los círculos sociales y/o redes sociales.

Estas reacciones nos muestran que una relación entre la víctima y el perpetrador puede surgir al final de un matrimonio. Los psicoterapeutas nos recuerdan que, para llegar a un acuerdo con nuestra antigua pareja, es precisamente el comportamiento agresivo lo que debemos evitar.

Cómo superar un divorcio con hijos

El divorcio suele ser más fácil cuando la pareja no tiene hijos en común, de lo contrario el contacto entre las dos personas continuará hasta por lo menos la mayoría de edad de los hijos. La obligación de llamar a su ex pareja para acordar con él quién pasará el próximo fin de semana con los niños hace que el ya difícil proceso de superar el divorcio sea más difícil aún.

Se recomienda tomarse un tiempo para llorar, para aliviar el dolor, para curar las heridas, para valorar la bondad de esa relación, para agradecer lo poco o lo mucho que se ha vivido y para decidir salir del cascarón para volver a vivir aprendiendo lo que hay que dejar de hacer y lo que se puede a partir de hoy, recomiendan los expertos.

Cuando tengas hijos, te recomiendo que primero aceptes que son tus padres por el resto de sus vidas y luego comiences a estar dispuesto, por el bienestar de los niños, a comunicarte de manera saludable, haciendo arreglos para vivir juntos o visitar a sus hijos, incluyendo los relacionados con el mantenimiento, la educación, la salud, las rutinas de monitoreo en horarios establecidos, entre otros, agregan.

También recomienda hablar con los niños para que entiendan que no es su culpa que mamá y papá ya no estén juntos. Nos aconseja que les digamos lo siguiente: “Cuando mamá y papá se conocieron, se amaron, pero con el paso de los años surgieron problemas que no pudieron resolver y por eso decidieron separarse.

Está prohibido, como nos recuerdan los psicoterapeutas, utilizar a los niños para transmitir necesidades financieras o para espiar a la antigua pareja.

Cómo superar un divorcio no deseado

Con el divorcio viene la imposibilidad de un futuro juntos, y esta decisión duele porque en el momento del “sí quiero” no pensaste que habría un final. Hay algunos pasos fundamentales que los expertos recomiendan para superar un divorcio no deseado y que describimos a continuación:

No te sientas culpable

Eran una pareja, no una persona. Por lo tanto, dos personas fueron responsables de la disolución del matrimonio. Si las dos personas eran responsables del mantenimiento del amor, las dos personas son responsables de no realizar los sueños compartidos.

Déjalo salir

Está bien si estás en la calle y no puedes dejar de llorar.

Recuerda que este dolor no siempre será un proceso lineal

Normalmente los primeros meses después del divorcio son más difíciles, pero también es posible tener recaídas. Muchas personas que están pasando por un divorcio pueden sentirse mucho mejor y de repente se sienten muy similares a como se sintieron en las primeras semanas.

Acepte que en algunas fechas importantes puede sentirse peor

La lluvia radioactiva después de sentirse mucho mejor es una reacción inesperada que puede ocurrir en una fecha importante como un cumpleaños, aniversario, fiesta de Navidad o el Día del Padre o de la Madre, porque estos días llegan con intensos recuerdos que se pierden. Es importante aceptar que estos episodios de tristeza pueden ocurrir, y que son completamente normales.

Acepta la situación

Es importante aceptar las consecuencias del divorcio en lugar de negarlo. Si tu ex pareja ya no te quiere, acepta esta realidad.

Pierdes el apego a todo lo que has experimentado durante tu matrimonio

Es hora de dejar ir los momentos felices, porque por una razón están en el pasado. Es hora de vivir el presente.
Para aprender. Hay muchas lecciones que podemos aprender del divorcio, y si aprendemos de nuestros errores y reconocemos dónde nos equivocamos, qué hicimos mal y qué no hicimos, evitaremos cometer los mismos errores en el futuro.

Separar los ideales de la realidad.

Los expertos nos recuerdan que podríamos haber idealizado a nuestro antiguo compañero, y que los ideales (nuestras expectativas) podrían ser demasiado altos.

No te hagas la víctima

En lugar de sentir odio o resentimiento, y en lugar de culpar a tu ex pareja por todo lo que no va bien en tu vida en este momento, encuentra una manera de ser feliz y haz que todo lo que no te gusta de tu vida sea mejor. La situación siempre será la misma, y no hay nada que puedas hacer para cambiar el hecho de estar divorciado, pero podrás manejar esta situación mucho mejor si la ves desde un punto de vista positivo, que si la ves desde un punto de vista rencoroso.

Dale otro sentido a tu vida

“No es lo mismo resignarse, reconstruirme, porque la vida sigue y tengo derecho a ser feliz”, nos recuerda. Para construir una vida diferente debemos aprender a vivir de forma diferente, disfrutando de la vida y dando gracias por todas las oportunidades y experiencias que tenemos en nuestra vida diaria.

No puedes esperar a vivir todas las maravillosas experiencias y todos los increíbles cambios que se avecinan en tu vida. Disfruta lo que te hace feliz. Agradece que tienes hijos maravillosos (si tienen hijos en común), siéntete satisfecho de tener un trabajo que te gusta y pasa más tiempo con tus amigos y tu familia.

¿Qué hago si tengo problemas en mi relación?

Podemos tener dudas y tristeza aunque haya habido violencia en el matrimonio, o aunque haya habido convivencia sólo por el bien y la felicidad de nuestros hijos. Si no sabemos si el divorcio es la solución, los psicoterapeutas nos aconsejan que nos hagamos las siguientes preguntas:

  • ¿Soy feliz en mi matrimonio? ¿Amo a mi pareja?
  • ¿Qué estoy haciendo para disfrutar de mi matrimonio?
  • ¿Qué dejo de hacer para disfrutar de mi matrimonio? ¿Qué puedo cambiar?
  • ¿Qué pilares se han roto en mi relación? ¿Quiero reconstruirlos? Si no, ¿qué me impide hacer eso?
  • ¿Están los niños viviendo un modelo familiar agresivo o disfuncional que podrían repetir cuando crezcan? Si su respuesta es afirmativa, tendrá que considerar algunos cambios. Pregúntese qué modelo de familia quiere que tengan sus hijos y comunique estos pensamientos a su pareja.
  • ¿Necesito la ayuda de un especialista para ayudar a mi pareja a amarse a sí mismo y tener un matrimonio en el que la dignidad y el respeto sean primordiales?

¿Reconoces si necesitas ayuda profesional?

Ir a un psicólogo no debería ser tabú, aunque lamentablemente todavía hay opiniones negativas sobre la recepción de ayuda profesional.

Se recomienda pedir ayuda profesional cuando la comunicación entre los cónyuges está completamente rota y es imposible obtener un acercamiento cordial porque ambos quieren tener el control, recomiendan los expertos.

Cuando la cólera, el resentimiento, el odio, el odio, la desesperación, la tristeza y la venganza son sus “armas” y se excluye la flexibilidad y la prudencia, es aconsejable pedir un conciliador o un psicoterapeuta especializado para llegar a acuerdos favorables y equilibrados para ambos.

Deja un comentario